Seguidores

lunes, 29 de junio de 2015

Junio Infame. Capítulo II: " Gestación. Del embarazo y de cómo escapé de una cirugía."

Ya les decía yo que nunca tuve apego por ningúna fracción del año llamados meses. Y este Junió Infame se va ganando a pulso sú desafortunado adjetivo.

Antes de seguir, si no has leído el Capítulo I , te recomiendo que lo hagas ahora para que te enteres de toda la historia y me entiendas un poquito mejor.

::::::::::::::::::::

Junio 13. Después del positivo en el test de embarazo que compré en la farmacia, quedé un poco escéptica, pues la linea que confirmaba la notica era muy muy tenue y tardó casí 10 min en aparecer. Tenía que hacerme un prueba en sangre para estar totalmente segura, pero como era sábado en la tarde decidí esperar hasta el lunes para que no hubiera ni una duda. Tenía unos 10 días de retraso así que me empecé a ilusionar, pero tenía que guardar el secreto bajo todo candado posible hasta el resultado definitivo, sobre todo de mi novio! Quería que fuera algo muy especial. Pero era taaan dificil!

Yo quería anunciar a toda la comunidad la noticia, decirle a mi novio, a mis escasas amigas, a la banda, a mi familia, a todos! Aunque también me daba mucho miedo lo que estaba por venir. Sin embargo, me sentía feliz!

Ya tenía algunos días con malestares. Durante  el fin de semana me sentí un poco mal, pero asumía que eran achaques de mi estado...
El lunes fui al pueblo y me hice la prueba temprano, pero en lugar de entregármela en 1 hora me dijeron que estaría lista hasta las 5pm por que tenian mucha carga de trabajo ese día y que si no podía ir a recogerla que también podía consultar el resultado en línea.

Me regresé a la casa y no había internet. Todo el día estuve con el jesús en la boca y sin internet, con toda la paciencia que me fue posible esperé y esperé. Ya a eso de las 9pm llegó el mentando internet y pude por fin salir de toda duda razonable.

Era un rotundo positivo. Me sentí enormemente felíz. Le conté a mi mejor amiga para evitar la tentación de decirle a mi novio. Y felices nos pusimos a planear la sorpresa para darle la noticia a mi novio, se acercaba el día del padre que justamente caía en el mismo día de mi cumpleaños. Iba a ser algo muy especial.

Junio 16.  Un día despues de la confirmación definitiva de mi embarazo, tuve una especie de calambres del lado derecho. Tenía días con malestares y no quería tumbarme en la cama y sugestionarme más. Fue entonces que tomé la desición más estúpida de mi vida. Me puse a lavar, a mano.

A las cuántas prendas me empecé a sentir mal, por lo que suspendí mi actividad y me acosté. Me dolía la espalda y después de un ratocme di cuenta de que estaba sangrando un poco.

Fui al baño y me limpié. Me asusté un poco y creí que lo mejor era el reposo... ese día tuve mucho mucho dolor... estuve todo el día sola en la casa y no me podía mover mucho. Pensé que era un dolor soportable, pero ahora que lo pienso mejor, era un dolor muy grande, no debí reposarlo tanto.

Todo el día estuve sangrado, no exageradamente pero sí constante. Yo en mi ingenuidad sobre los embarazos y con el peso de que era aún un secreto creí que era algo normal... por la noche me sentí mejor y me dormí temprano.

Junio 17. Por la mañana, tenía que levantarme a las 6 am porque LC tenia agendada tocada en una plaza para el dia 20 y teníamos qie ensayar. Fui al baño y no tenía sangrado a la vista, me tranquilicé un poco y mientras me arreglaba me sentí un poco mal, me disculpé con la banda y me volví a dormir. Estuve acostada hasta la 1pm. Y el sangrado regresó...

Ya no sentía dolor pero estaba preocupada, sabía que era mi responsabilidad ir al médico. Lo primero que tenía que hacer era decirle a mi mamá porque no sabía que iba a pasar... ella tenía algunos asuntos pendientes y tuve que esperarla.

En cuánto hubo oportunidad le llamé y rápidamente le conté mi situación. Antes de que pudiera procesar la noticia me dijo que teníamos que ir urgente al doctor.

Nos fuimos, en camión, a la unidad de urgencias de la cruz verde. En la cual, a pesar de ir de "Urgencia" me tardaron 3hrs en pasarme a revisión.

Entre dolores, cansancio, sangre y coagúlos me dijeron que tenia amenaza de aborto y que no podían atenderme ahí. Su mejor consejo fue que me fuera por mis propios medios a algún hospital para que me hiceran un eco y ahí me dijeran que hacer.

Nos fuimos, de nuevo en camión, al hospital "especializado" en embarazadas, que quedaba como a una hora. Le tuve que avisar a mi novio lo que estaba pasando.

Llegando a hospital él ya estaba ahí, llegué de nuevo a urgencias y esperé sola 1 hora más para ser atendida.
Me revisaron y el sangrado era mucho menor. Me dijeron que tenia amenaza de aborto, y que en el eco que me hicieron no se alcanzaba a ver el bebé. Sólo el saco dónde debería estar, y que para estar seguros si aún había embarazo necesitaba  un ultrasonido trans-vaginal (que es un eco por dentro de la vagina) pero que por la hora (aprox 9pm) no tenian los aparatos disponibles. Su recomendación fue: Véngase mañana.

Estaba que no me calentaba ni el sol. No sabía cual era mi condición ni que esperar, nunca he sido muy positiva ni encomendada a dios, pero la esperanza persistió....

Junio 18. Amanecí sin dolor y aparentemente sin sangrado. Apenas unas gotas salían esporadicamente de mi. 

Llegamos al hospital, y para mo hacer la historia más larga, después de otras 3hrs de espera. Me pasó el doctor y antes de hacerme el ultrasonido vaginal me hizo uno normal, en el cual ya no pude ver el saco, después de unos minutos se limitó a decir:

"Ya no traes nada adentro."

Yo apenas si procesé sus palabras, aunque sabia perfecto lo que significaban. En fin, al parecer decidió que no era necesario hacerme el estudio por el que yo había pagado y me mandó nuevamente a urgencias.

Ya en urgencias un doctor de recepción se adelantó a decirme friamente que iba a necesitar quedarme para que me hicieran un legrado. Cosa que también ya sabia que era probable que pasara, pero durante mis horas y horas de espera descubrí que a la gran mayoría de las mujeres que conocí les habian practicado uno en alguna o mas de alguna ocasión.... lo cual me puso a pensar...  me aventuré a preguntarle qué me podía pasar si no me quedaba hospitalizada, a lo cual me contestó que me podía dar infección, que iba a seguir sangrando y que podía hasta perder la matriz. Total que me dijo que le tenian que ayudar al cuerpo a "deshacerse" de los restos y que me tenian que hacer "la raspa".

Mientras esperaba de nuevo mi turno para pasar con el doctor que daría el diagnostico final pensaba en que ya no me sentía mal, ya no tenia dolor y ya no estaba sangrando. 

Lamentablemente ya habia perdido mi bebé en el proceso de estar buacando atención médica, o quizás dos días antes cuando tuve dolores y fiebre en mi casa. Resistiéndome al miedo de lo que podía pasar, no quería y no sentía que necesitara de esa intervención quirúrjica...

Al pasar de nuevo con el otro doctor, ya tenía mi expediente del día anterior y yo traia mi eco impreso el cual decia "Aborto incompleto. Datos sugerentes de restos embrionales". El doctor me saludó y con mi expediente en mano comenzo por darme mi fecha de parto. Yo sólo pude pensar "Qué no estás leyendo bien, maldito imbécil?"  , y con toda la diplomacia que pude fingir le pedí que revisara bien, a lo que dijo:

"Ah si. Ya le dijeron? Es una mala noticia."

Yo con cara de pocos amigos le dije que ya sabía, y me pidió que pasará a quitarme la ropa porque me iban a hospitalizar y la enfermera ya estaba llenando todos los papeles y demás, yo le decía al doctor que no quería quedarme. Un día antes vi como mujeres entraban y ya no salían, solo sacaban sus pertenencias en una bolsa de plástico para entregarselas a los familiares ¡sin explicación alguna!

Mi novio estaba afuera esperándome y ambos sabíamos que la hospitalización era lo más probable. Pero yo sentí muy adentro en mi corazón que no debía quedarme. El doctor insistía en que me podía poner grave si rechazaba el legrado, pero yo decía para mi misma "si no me hicieron el ultrasonido que necesitaba y por el que pagué, como están tan seguros que necesito la cirugía?". En fin, me las ingenié para que me dejaran salir a hablar con mi novio y me lo encontré afuera llorando, el nomás estaba esperando que salieran con mis cosas en una bolsa, y le dije llorando que no me quería quedar, que no lo necesitaba, que ahi en ese hospital no sabían que era lo que pasaba conmigo y que no me iba a quedar a que me atendieran al tanteo.

Él me decía que tenia que quedarme si eso era lo que los doctores consideraban necesario. Yo literalmente le supliqué que no me dejara ahí. Hasta que accedió, no son antes hacer un trato.

Me llevaría a un doctor partícular y si él me decía que necesitaba el legrado, yo iba a estar de acuerdo.

Regresé con el doctor y le dije "No me voy a quedar" . El doctor y la enfermera pusieron cara de molestia y con cierto tono sarcástico me dijeron que yo tenia que redactar y firmar una responsiva de que rechazaba el tratamiento y que si "moría o algo" ya no era su problema. Lo hice aún un poco amedrentada, pensando que quizás era un error, pero algo me decía que tenía que hacerlo.

Saliendo del hospital, nos fuimos directo con una doctora particular. Yo ya no sentía dolor físico ni tenia sangrado. Cuando nos pasó le expliqué todo lo que había pasado y al revisar el eco nos dijo:
"Yo veo que tienes la matriz muy limpia, no veo restos. Pero aún necesitas el ultrasonido vaginal para estar seguros. Y en caso de que existan restos dentro de ti podemos proceder a hacer un legrado con medicamento, sin cirugías."

Me dijo también que no me asustara, que todo parecía estar bien y que había hecho lo correcto al rechazar los protocolos de intervención del seguro social.

Sentí un gran alivio por una parte, pues no tuve que someterme a las prácticas insensibles y sádicas de aquel hospital.

Días después me hice el dichoso eco vaginal y el doctor me dijo que no necesitaba el legrado. Que en el seguro hay muchas fallas y que había lo correcto al rechazarlos. 

::::::::::::::::::::: 

Aún no entiendo que fue lo que pasó y porqué perdí a mi bebé. 

Quiero compartirles esta historia tan personal para no olvidarlo nunca... 

No sé si esto estaba destinado a pasar... pero me siento muy culpable... si tan sólo hubiera sabido antes de mi estado, si hubiera prestado mas atención a mis malestares, si hubiera ido antes al doctor... no sé, estoy segura de que algo pude haber hechovpara que todo saliera bien!  Pero parece que estoy destinada a fallar en mis mas grandes ilusiones, castigada por Dios o alguna fuerza superior por no creer en él.

Tengo una tristeza muy grande dentro de mí. Sin embargo mi naturaleza me pide a gritos que lo deje ir, simplemente no puedo sentir desapego por esta situación. Aunque mi cuerpo esta bien, hay algo en mí que siento roto.... 

Y aún hay más del Junio Infame. 

(Continuará....) 

2 comentarios:

  1. Es una situacion muy dura
    yo he pasado por eso 2 veces
    pero ahora que tengo un pequeñito, pienso que todo pasa por una razon
    Y doy gracias a dios que al menos quede sana para tenerlo a el

    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Es una mierda D; estoy super encabronado! primero los malditos servicios de salud que tenemos en México son una puta porqueria, es cierto que los servicios de salud son insuficientes para la población pero mucha parte la cargan los medicos enfermeras y debo decirte que les vale madre y eso es algo que me enoja. Eres una chica citadina con estudios y posibilidades economicas y fuiste a un medico particular, pero imagina todas las mujeres que son de decendencia indigena, no tienen recursos y no tienen otra que terminar en un hospital publico.
    Yo vivo en Oaxaca como sabes, y deberias ver las miles de personas que duermen fuera de los hospitales y las otras cientas que tienen en los hospitales en camillas amontonadas en los vestibulos o en el patio de los hospitales y los doctores? bien, gracias cobrando.
    De que sirve que los paramedicos se pongan las pilas y traigan al enfermo en menos de 15 minutos si lo llevamos al matadero.
    Compadesco tu situación pero al ver más alla , México es un caso de miedo.
    Un abrazo enorme

    ResponderEliminar

Algo te trajo hasta aquí hoy.
Llámalo destino o casualidad.
Pero... haber llegado hasta aquí y no dejarme algo de ti,
es como si este momento se perdiera para siempre.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...