Seguidores

miércoles, 2 de noviembre de 2011

Conspiración universal...

Hoy, interrumpo sus actividades habituales un momento porque se me ha dado una revelación ancestral...

Resulta gracioso e incluso llega a ser ridiculo, cuando te das cuenta la exactitud que tiene el universo para cerrar ciclos... Quizás muchas de las veces no llegamos a darnos cuenta conscientemente, pero en estos días donde la información es gratis y la privacidad un mito, puedes a través de muchos ojos corroborar esa conspiración que por mucho se nos fue negada y que nos mantuvo estresados.

O tal vez, nosotros mismos buscamos esa señal, ese momento simbólico el cual dicta cuando un ciclo se ha cerrado... ese momento en dónde se extinguen los pretextos, dónde ya no tiene sentido dar mas justificaciones al asunto.

Esta vez, para este ciclo, la señal fue una fecha, una hora...

Cuando me enteré de la "noticia", mi sorpresa fue grande por no haberlo visto venir; yo ya sabía la situación y sabía que no tenía caso, pero yo aún tenia pretextos, aún seguía justificando. Hoy que descubrí la hora y fecha de ese acontecimiento, me doy cuenta que ese mismo momento yo estaba empezando un ciclo nuevo, otro camino, sin contemplar nada más en el mundo mas que un nuevo comienzo en mi vida, lo mismo que ha pasado con Él. Esa fue mi señal....

Hermosos son los comienzos, pero los finales, el cierre de ciclos, son casi sublimes. No hay nada mejor que mirar a unos ojos y saber "No hay nada que decir" , "No queda nada pendiente", "No tengo nada que ver contigo". No hay nada mejor que recordar el pasado y saber, que sólo la ilusión de un recuerdo queda, probablemente modificado e influenciado por nuestros sentimientos presentes.

Alegría, paz. Es lo que siento cuando te miro como a cualquier otra persona pasar indiferentemente a mi lado. Cuando descubro veo que tu vida no tiene nada que ver con la mía. Que vuelves a ser un extraño.

Unas cuantas fotografías conspiran en mi contra y dejan una evidencia de lo que fué. Pero me ayudan a no olvidar lo más importante. Nunca te conocí realmente, pero viví y aprendí lo que teníamos que vivir juntos, y ahora no somos mas que extraños.




5 comentarios:

  1. Ah, Denisse, es raro al menos para mi todo esto de los ciclos, a mi bueno no se posiblemente tenga miedo a empezar uno nuevo por saber que inevitablemente tendrá un vil final, no se posiblemente sea mi naturaleza cobarde la que me hace pensar en eso, no se. En fin, no la aburro mas, saludos.

    ResponderEliminar
  2. Hola,preciosas letras van desnudando melodicamente la sinfonia de belleza que viste este blog, si te gusta la palabra elegida, la poesía, te invito al mio,será un placer,es
    http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/
    gracias, buen día, besos silvestres...

    ResponderEliminar
  3. mmmh... matrimonio?

    Yo también he vivido muchos fines, algunos demasiado dolorosos, tanto que creo me afectaron de por vida, pero siempre es bueno tener esos límites bien marcados, esos finales inconfundibles que no dejan dudas... creo que es la única forma de asimilar y recomenzar.

    Un abrazo.

    p.s. Siento haber estado tanto tiempo ausente, pero pronto estaré de vacaciones y no faltaré.

    ResponderEliminar
  4. Denisse... cuanta razón tienes..
    en verdad muchas veces no nos damos cuenta de cuando es el momento adecuado para cerrar un ciclo. Necesitamos tal vez de esas señales para entenderlo o de sentir que en nuestro interior ya no hay mas "pendientes con esa persona"

    Muy buen escrito, lo vi reseñado en el blog de el criti-con :D

    ResponderEliminar
  5. muy bueno. Un placer pasar por aquí.

    ResponderEliminar

Algo te trajo hasta aquí hoy.
Llámalo destino o casualidad.
Pero... haber llegado hasta aquí y no dejarme algo de ti,
es como si este momento se perdiera para siempre.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...