Seguidores

sábado, 8 de octubre de 2011

No es rencor...solo quiero que desaparezcas.

     Todos nos hemos encontrado a una persona que con razón o sin sentido nos cambia la vida, que nos hace cambiar, que modifica nuestras perspectivas. A veces que construye, pero muchas otras que destruye el poco sentido común y las ganas de luchar, de creer, de confiar, de vivir que aun nos queda! 


Verdad?... Todos tenemos alguien así ?? 


En mi caso, no se si debo agradecer... o ... o ? 


Ya he mencionado anteriormente mi "AÑO ZOMBIE" , fue cortesía de esa persona (o de mi misma?) , al igual que el blog. Fue un año muy feo. No quería saber nada del mundo y literalmente odiaba todo, la escuela era un martirio, me provocaba mucho asco entrar a la universidad y convivir con mis compañeros no era opción, sonreir era imposible mientras estuviera en esos terrenos. 


Poco a poco me sumergí en una vida muy triste, comencé a leer cosas que solo alimentaban ese sentimiento que no se como describir. La fatalidad de Emil Cioran, el existencialismo de Sartre y Nietzsche, las ironías del mundo de Milan Kundera, me cambiaron. Yo no soy de esas personas que le ven la luz y los colores pasteles al mundo. Recuerdo y pienso en un comentario del buen Arthur: "Pareciera que a ti te gusta estar triste todo el tiempo". Quizás, ese periodo me dejó muchos baches en mi personalidad pero al mismo tiempo soy más precavida, analizo (aún más) cada situación, no doy confianza sino el beneficio de la duda. No seré la mejor persona después de eso, pero hoy me gusta como soy.


He vuelto a creer, he visto haz de luz, colores mas tenues... y me he vuelto a equivocar, pero nunca sin salir bien librada. Saber tanto en realidad no me ayuda en nada... "Ignorance is bliss" 


En fin, ahora que repasamos los efectos de esa celebridad en mi vida, volvamos al tema, con una pequeña historia. 


Ayer, estaba en la Universidad, arreglando un malentendido que se dio por una muy mala broma con una persona muy especial para mi. Estábamos sentados al pie de un árbol, en los límites de la U. por donde casi no pasa nadie. Yo lo abrazaba mientras él lloraba desconsoladamente pidiendo perdón por hacerme una broma de tan mal gusto en un momento tan crucial para nosotros como ese. De pronto, volteo mi vista por un segundo y ahi estaba él, caminando por el pasto con otras personas pasando a un lado nuestro. Y tal cual como en pelicula dramática, mi atención se desenfoco a lo que yo estaba haciendo y mi mente comenzó a divagar:


 "No me importa que me veas con alguien más. No me importa cruzarme contigo en el Cucea, ni siquiera cruzar miradas secas, vacías y silenciosas por 2 segundos. Pero no quiero que sepas absolutamente nada de mi, no quiero que digas <Me alegro de que seas feliz ahora> o que digas <Pobre, nunca lo superó>. No quiero cruzarte por la mente, no quiero que me veas y saques conclusiones, no quiero que trates de justificarte. No es rencor, solo quiero que desaparezcas!" 


Supongo que puedo generalizar , al decir que todos tenemos alguien así en nuestras vidas. De la cual no nos arrepentimos de haber conocido, pero que sin embargo deseamos no volver a tener que cruzarnos de nuevo. Donde la tregua y el perdón, no son opción. 




Disculpenme uds inesperados e insospechados lectores, estoy un poco oxidada y las palabras no fluyen tan fácilmente. Esto... es sólo una historia más, sobre una simple mortal. 

5 comentarios:

  1. Te entiendo, si te ayuda, yo tengo una persona así :/
    y cada vez que lo cruzo y compartimos esas miradas silenciosas (y bastante odiosas) pienso lo mismo que vos.
    Nosé que decirte, nunca aprendí a combatir a esa persona, lo mejor que me puede pasar es no cruzarmela nunca.
    mucha suerte
    saludos ^^

    ResponderEliminar
  2. Si, es cierto... todo mundo tiene una persona así

    y si no es todo el mundo, ha de ser un 99% de todo el mundo

    D:


    cuídate muchote

    byE

    seguimos en contacto (?)

    ResponderEliminar
  3. A veces cuesta entender, pero siempre es necesario tener alguien así que te hace dar cuenta de cómo no tenes que ser, a veces duele, pero es necesario, una vez que lo superes te vas a dar cuenta y de cierta forma agradecer que otro seres horribles existan, Saludos!! Buen fin de semana y seguí cosechando tu espiritu con buena lectura!!

    ResponderEliminar
  4. Me he repetido muchas veces la frase de Arthur, es como si me esforzara en encontrar escusas para estar triste, es como si la depresión fuera mi estado natural... he tratado de combatir contra eso pero no lo he logrado, lo que si he aprendido a hacer es a disfrutar de los momentos felices, y a maximizarlos en mi mente... darles prioridad en mis recuerdos.

    Yo también tengo una persona así, la experiencia que tuve con ella me ayudó mucho en la vida, pero no quiero volver a verla jamás.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Shesun:::

    Miradas silenciosas, que no dicen nada pero le ponemos tantos significados, o simplemente al reves. Esas personas, nunca se aprende a "combatirlas" y no por no haberlas superado sino es que hay cosas que nunca acabaremos de entender.

    Ave:::

    Verdad que si? Es cuestion de preguntartelo! Seguimos en contacto como de que no! ñ_ñ

    ATILIN::::

    De cierto modo le agradezco... de otros muchos no. Pero tu comentario me hizo pensar mucho, aunque duela, de no ser por esas personas habria muchas cosas que desconoceria sobre la naturaleza humana.

    CARLOBITO::::

    Será que esa es ya nuestra naturaleza, yo culpo a lo que me ha pasado, a lo que he leido... y aunque en momentos trato de ser diferente simplemente no puedo, y la verdad estoy mejor asi y del mismo modo que tu, guardo y doy prioridad a mis momentos felices! Saludos y un abrazo!

    ResponderEliminar

Algo te trajo hasta aquí hoy.
Llámalo destino o casualidad.
Pero... haber llegado hasta aquí y no dejarme algo de ti,
es como si este momento se perdiera para siempre.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...