Seguidores

sábado, 14 de mayo de 2011

La elevación del ser...

La sexualidad es uno de los aspectos que nos separan de la mayoría de los animales (excepto, quizás, por los delfines). Podemos adjudicarla casi a cualquier adjetivo, venganza, indiferencia, libertad, diversión, rencor, amistad, odio, psicosis, poder, sumisión... amor. 


Lo socialmente correcto es hacer esa simbiosis entre amor y sexualidad. Pero en realidad la mayoría de las veces no es así, aun así cuando recitemos estar enamorados de alguien, eventualmente nos lleva a la conclusión que cuando se dio el acto no habia, ni  tanto amor, ni tanta pasión... casi nada.


Pocas veces supongo, experimentamos el verdadero sentido de la sexualidad, que he tratado de expresarlo sintéticamente en este párrafo que escribí hace unos días.



"La sexualidad, es una aceptación del espíritu y del cuerpo del otro (aunque pocas veces estemos conscientes de ello), abriendo una puerta más allá de lo común que nos permite mirar en el alma del otro mas allá de lo que 'la ventana de los ojos' permite, acercando así dos espíritus, que se alimentan mutuamente, que se complementan entre si cuando todas los sentidos están al máximo, cuando el ambiente creado por esas dos almas excede toda expectativa terrenal. La sexualidad no siempre conlleva amor, a veces es una mera experiencia espiritual, la clase de amor que pocos llegan a conocer, esa fusión de seres crea la forma de amor mas pura desconocida por el hombre, transfigurada por la sociedad . Es la simple y compleja elevación del ser, del alma. Como aquel día... con 'EL ABRAZO ORIGINAL'. "
Aunque parezca que me desvio un poco hacia mi entrada anterior, hay una frase que aplica en mi en estos momentos "Una vez que haz probado el LSD, el mundo ya no vuelve a ser lo mismo". Así me siento hoy, no con el LSD si no con mi propia explicación.....

Hay cosas que con el tiempo se vuelven inevitables....  puuuff!! Lo bueno es que tengo tantos adjetivos para adjudicarle a mis actos ! Si algo bueno tiene el ser humano es su ambigüedad. 



::::::: No suelo escribir mucho cosas asi, bueno ya no como antes, asi que no  sean muy duros con el textillo que hice =3 ::::::::::

6 comentarios:

  1. Veras, Denisse :
    No sé qué decir a tu post; lo que sí que tengo claro, es que hay tantos tipos de sexualidad y de formas y maneras de practicar el sexo, como seres humanos pueblan la tierra.

    En mi caso personal, por decirlo de una forma rápida y más o menos gráfica, yo nunca jamás follo cuerpos. Solo mentes.

    Bajo mi punto de vista, el sexo no está entre las piernas sino en la sesera.
    Y para mí, cuando hay sentimientos, el sexo es la máxima expresión del amor.

    Nunca gocé más del sexo que con mi partenaire de turno en una relación estable.
    El aquí te pillo aquí te mato, aunque no es mi tipo de relación preferencial, tampoco le hago ascos. Pero he de confesar y reconocer, que no es lo mismo. Para nada.

    La sexualidad y el sexo los entiendo como si de una relación emocional se tratara : con consenso, con complicidad, con aportación por ambas partes, como un juego que se toma muy en serio (ya sé que esta es una frase hecha, pero no por ello menos realista), con pasión (mucha, a borbotones) con espontaneidad e improvisación (o sin ella, pero mejor si no hay nada planificado), con predisposición, con ganas (siempre por la primera y la segunda parte contratante, como diría Groucho Marx), con impulsividad, con frenesí, etc. etc. etc.

    Y esto no se consigue con el primer polvo, ni con el segundo, ni con el tercero, ni puede que con el cuarto tampoco, salvo que haya una química, un entendimiento y una atracción fuera de lo común (que las hay, y por cierto, bastantes...) por parte de los dos almas que en comunión se fusionan para tal fin.

    En fin, que ya me he pasado de la raya dando la chapa. Pero es que para mí el sexo, es im-pres-cin-di-ble (en 5 palabras).


    Me ha encantado tu post. Mucho.
    Me alegra ver como toda una mujer, habla sin tapujos de estas cuestiones.


    Chapeau!!.



    Un beso... muy sensual y sexual; si se me permite.

    H.

    ResponderEliminar
  2. Y a mi lo que me ha encantado es tu respuesta! Se lleva mi post de corbata.

    Y perfectamente coincido en que para nada es lo mismo sexo por amor que por cualquier otra razón. Tienes razón también en que es (o debería de ser) la máxima expresión del amor. Solo digo que no siempre tu alma se conecta de esa manera con la persona a la que amas, el amor y la "pertenecencia" son cosas bien distintas. Digo, deberia ser lo mismo pero la verdad es que hemos transmutado el amor en algo que no se acerca siquiera a lo que deberia de ser.

    Me costó un poco escribir el post, mis tapujos estuvieron molestandome todo el tiempo.

    "Química, entendimiento y una atracción fuera de lo común por parte de las dos almas que en comunión se fusionan para tal fin..."

    Beso aceptado y uno de regreso! *3*

    ResponderEliminar
  3. Me encantan tus posts, no sé como una "bloggera" como tu me ha seguido en mis chorradas semanales...
    por cierto, si ves que tu comentario ha desaparecido, espero que no te hayas ofendido, pero el mantenimiento de google me ha eliminado varios comentarios y alguna entrada... aún no entiendo muy bien porqué ha pasado esto...

    ResponderEliminar
  4. Hola! nada de eso, ya se el mega fiasco del blogger a mi tmb me borro varios comentarios en la entrada anterior. :D

    Y sobre tus "chorradas" la de "POR CULPA DE AQUELLA NIÑA.." Me convenció, escribes de una forma bien amena jajaja !

    Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Hola Deniss. Puedes gozar amando a alguien sin que te ame, puedes gozar furtiva y esporadicamente sin amor, pero cuando sexo y amor unen sus fuerzas..... es la bomba. Al menos para mi.
    Me gustó tu entrada. Volvere mas veces por aqui.
    amigosdesabores.blogspot.com
    Un saludo, näkemiin.

    ResponderEliminar
  6. Me gusto mucho tambien el post, realmente nunca lo había visto de esta manera, y por cierto parece ser que google también borró tu ultimo comentario en mi pseudoblog, en fin que se puede hacer. Saluidos

    ResponderEliminar

Algo te trajo hasta aquí hoy.
Llámalo destino o casualidad.
Pero... haber llegado hasta aquí y no dejarme algo de ti,
es como si este momento se perdiera para siempre.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...