Seguidores

lunes, 16 de mayo de 2011

Con la misma vara...

Ayer me sentí tan miserable.


"Es hora de enfrentar las consecuencias de la realidad" - me dijiste. Te dejaste influenciar levemente por el cariño que le tienes a ella, te entiendo y te disculpo. 


Ella es toda una dama, da gusto perder "la batalla" ante un adversario con tanta clase. En ese momento, como nunca lo había hecho, me arrepentí de mis actos. "Espero que se salga algo chido entre ustedes, de verdad lo espero." CACHETADA CON GUANTE BLANCO  Eres muy inteligente... pero yo, no soy tonta. 

Me sentí tan miserable, noté en cada segundo que algo estaba raro, aunque nadie dijera nada, aunque todo parecia normal, yo lo percibí en el ambiente desde que te di ese abrazo de cumpleaños y tu parecías no saber que hacer. Por un momento creí que habías cambiado de opinión. 

En ese momento me entraron unas ganas casi exageradas de cerveza, y llego mi salvación y una cara amiga! "Vamos por unas cawas" - dije con un apice de luz en mi mirada tristona. Y fuimos... cada segundo me iba sintiendo mas miserable, y no me retire porque quería saber que estaba pasando.

Resulto, al final, que la gente te ha estado diciendo que yo no te convengo, que no quieren verte con el corazón roto, que no te enamores de mí, que no valgo la pena, que tengo mucha cola que me pisen, que soy pura fiesta! PERO ELLOS NO SABEN NADA! ELLOS NO ME CONOCEN!


"Yo decido creer en lo que veo en ti, y no lo que los demás dicen. Yo se lo que siento por ti, y nadie puede decirme si me convienes o no. Ellos no saben nada de ti. Te quiero." 


Mi salvación en esas palabras.
Me sentía tan miserable. Nunca he pretendido ser la mejor persona y nunca lo seré. Lo que en verdad me molestó fue que personas como ellos en particular se atrevieran a dar un juicio sobre mi, cuando ellos tienen una sombra mas grande y oscura que la mía. Dejad que hablen los hipócritas! Tu eres mi luz. ♥


"... No juzguen y no serán juzgados;
no condenen y no serán condenados;
perdonen y serán perdonados..."
Lc 6,27-38

Piensa bien antes de juzgar, antes de condenar
al que estás señalando con el dedo
al que estás arrastrando su nombre por el fango
del que estás propagando a los vientos sus pecados
y pregúntate si tienes algún derecho,
si tu alma está lo suficientemente limpia,
si nunca en tu vida has tropezado
porque antes que todo somos seres humanos

Apelo a ese poco corazón que te queda,
a tu misericordia, a tu humildad, a tu hombría
porque al fin el daño te lo causas a ti mismo
al manchar tu alma de soberbia,
piensa bien antes de condenar amigo
a ese ser que no puede defenderse
y más te lo ruego porque si es una mujer
si hoy la desprecias como a una Magdalena
te recuerdo que a esa mujer el Señor la perdonó.

¿Quien eres tú para acusar,
para injuriar a quien sea?
¿Quien eres para herir con tus ofensas?
¿Quien eres para enlodar
el buen nombre de una dama?
¿Sabes? Eres tú quien da más lástima
porque demuestras la bajeza del sentimiento,
¿Y qué habrás ganado con todo esto?
¿Te sentirás más feliz o satisfecho con tu venganza?
¿Cómo le hablarás después a tu corazón
cuando veas que te has quedado
a solas con tu conciencia,
cuando también tú llegues a ser señalado
y seas medido con la misma vara?




7 comentarios:

  1. Muchas impresiones son erradas, ahora bien, la persona que cuenta debería darse cuenta o saberlo.
    Salud
    Vuelvo, Beso che

    ResponderEliminar
  2. Cuando ya no te queden preguntas sin respuestas
    Cuando llegue el mensaje de la certeza desde tu consciente a tu inconsciente... en ese momento se dará la simbiosis correcta entre tu razón y tu corazón.

    Y solo entonces te importará todo un bledo.


    Las varas solo sirven para golpear. Esa es su justa medida. Utilízala como Dios manda.

    ResponderEliminar
  3. no sabes que razon tienes ,son historias que pasan sin mas ,prefiero esas que duele o que al menos hacen que sientas algo mas que indiferencia.un besito niña!

    ResponderEliminar
  4. El dolor te hace estar vivo, por eso a veces segimoadelante. El que juzga, quizas es por que seguro tiene más que callar sobre si mismo. Lo que opinen los demás está demás, decia la canción.
    Un abrazo de saborescompartidos

    ResponderEliminar
  5. Ya releyendo la entrada, veo que es de esas situaciones que te agarran de sorpresa y que no sabes manejar.

    Lo bueno del dolor es que para lo unico que sirve es para crecer.

    Gracias a todos y bienvenidos Efa y Saborescompartidos!

    Saludos ;)

    ResponderEliminar
  6. Es tan fácil juzgar, señalar, pero taaan difícil ver nuestros propios errores.

    Tienes tanta razón en tu comentario anterior, "el dolor sirve para crecer"...

    ResponderEliminar
  7. Oh Denisse, disculpe que no he podido pasarme por aquí, pero realmente el tiempo me carcome y yo creo lo desperdicio en cada idiotez. Ademas, en serio, pense que solo me faltaba la ultima entrada pero veo que ya son varias.

    Y pasando por la entrada, oh maldito dolor, me recordó a esa época en la cual me moría de amor por una chica de la cual mencionaban todos que no me convenía y no permití que eso me detuviera. Ella simplemente pensó que yo cedería ante esos comentarios y sencillamente me alejó de su lado. Y el otro día volvió exclamando a los cuatro vientos que yo era un idiota (mas eso ya lo saben todos los que realmente me conocen), que sencillamente era otro tipo mas, que se había desmoronado todo lo especial en mi. Mas aun así este comentario va para largo así que mejor cortamos aquí. Se que pido demasiado Denisse, pero si me lo recuerda despues de que acabe este mes yo con mucho gusto creo algo con esto. Saludos y otra vez disculpa

    ResponderEliminar

Algo te trajo hasta aquí hoy.
Llámalo destino o casualidad.
Pero... haber llegado hasta aquí y no dejarme algo de ti,
es como si este momento se perdiera para siempre.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...